Toma de datos por la noche

Cuando se pone el Sol, en noches completamente oscuras, despejadas y sin luna, nos preparamos para la toma de datos con los telescopios de fluorescencia. Estos telescopios están ubicados en cuatro edificios, en la periferia del arreglo de detectores de superficie del Observatorio.

La toma de datos requiere de la participación de investigadores y estudiantes de la Colaboración Internacional. Pueden hacerlo en forma presencial en la Estación Central ubicada en la ciudad de Malargüe, o bien en forma remota, desde alguno de los 16 centros de toma de datos remotos (“Remote Shift Rooms”). Éstos consisten en salas equipadas con computadoras, monitores y sistemas de alarma, y están conectadas por Internet con la Estación Central del Observatorio y permiten acceder a todos los sistemas en forma remota. Actualmente hay Centros Remotos en Alemania, España, México, Italia, Francia, Portugal, Estados Unidos, Rumania, Polonia, Eslovenia, Australia y la República Checa.

Actualmente, debido a la pandemia generada por el COVID-19, la toma de datos se hace únicamente en forma remota. Nuestros expertos en Malargüe comienzan la operación y luego se transfiere el control de los telescopios a los investigadores en los sitios remotos.

En Malargüe, los expertos quedan atentos en guardia pasiva, para poder entrar en acción en caso de registrarse algún desperfecto que no puede ser resuelto en forma remota. Las reparaciones en los edificios de fluorescencia se realizan de día, por cuestiones de seguridad y respetando las restricciones sanitarias.

Los telescopios de fluorescencia se utilizan durante 15 noches por mes, cuando no hay luna en las noches. Durante esas noches también se monitorea la atmósfera, para conocer la transparencia y calidad del aire.